Argentina: Elecciones Presidenciales del 2015

Por: Dr. Eduardo Cabrera, Comentarista Invitado del Consejo de Asuntos Hemisféricos. Profesor de Millikin University.

En el año 2015 se llevarán a cabo las elecciones presidenciales en la República Argentina. Tal vez como nunca antes en la historia contemporánea del país, los candidatos principales aparecen en las encuestas con un virtual empate.

Dentro de los que tienen mejores posibilidades de ganar las elecciones, existen cuatro espacios políticos que buscarán imponer a sus respectivos candidatos:

El oficialismo, dirimirá quién será su candidato entre varios postulantes a las PASO (Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias), o sea a las elecciones internas. De acuerdo a las encuestas, dos aspirantes llevan la delantera: Daniel Scioli, gobernador de la provincia de Buenos Aires, y Florencio Randazzo, Ministro del Interior y Transporte.[1]

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner no parece ver con buenos ojos la postulación de Scioli; es bastante claro que su candidato preferido es Randazzo.

Hay dos candidatos opositores que representan principios más conservadores:

Uno es Sergio Massa, diputado nacional y creador del Frente Renovador. En su juventud perteneció a la Unión del Centro Democrático, un partido conservador. Fue jefe de gabinete durante parte de la presidencia de Cristina Kirchner (julio del 2008 a julio del 2009).

El otro candidato de la derecha es Mauricio Macri, Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, y miembro del PRO (Propuesta Republicana).

El cuarto espacio político que intentará disputar las elecciones presidenciales es el Frente Amplio UNEN, una agrupación integrada por la Unión Cívica Radical, Proyecto Sur, el Partido Socialista, Libres del Sur, el Partido Socialista Auténtico, el GEN, y la Coalición Cívica ARI.[2] Este espacio tiene 4 candidatos: Hermes Binner, Fernando Pino Solanas, Ernesto Sanz y Julio Cobos (Elisa Carrió renunció a UNEN el pasado 19 de noviembre).[3] Los dos primeros, Binner y Solanas, representan las ideas más progresistas, mientras que Sanz y Cobos las más conservadoras.

Analicemos brevemente las repercusiones que cada una de estas candidaturas puede tener en la población argentina:

► El oficialismo: La primera pregunta que uno debe hacerse es: ¿Qué tanto se va a despegar el candidato oficialista de la figura presidencial de Kirchner y su gobierno? Si el candidato es Daniel Scioli, esto le resultaría mucho más fácil que a Randazzo, pues la relación de Scioli con la Presidenta no ha sido muy buena en los últimos años. Sin embargo, aún a él le será difícil convencer al pueblo argentino de que su política será muy diferente que la de Kirchner. Seguramente muchos de los funcionarios y legisladores que participan en la actualidad del gobierno, seguirían con Scioli. Entonces, las siguientes preguntas que uno debe hacerse son: ¿Quiere el pueblo la continuidad? ¿Quiere el pueblo que no haya mayores cambios? El gobierno de Cristina Kirchner ha hecho algunas cosas buenas, como la implementación de la Asignación Familiar por Hijo, un subsidio estatal que ha beneficiado a muchos argentinos;[4] sin embargo, esta ayuda del estado será mantenida por cualquier candidato que llegue a la presidencia.

Su gobierno también ha tenido un marcado impacto en la población en el área de los derechos humanos: muchos de los militares de alto rango que formaron parte de la última dictadura militar (1976-1983) han sido llevados a la justicia, condenados y encarcelados.

Los factores negativos que deberá enfrentar quien logre la candidatura por el oficialismo son muchos, y el pueblo no parece estar dispuesto a votar por un candidato que no prometa hacer grandes cambios. Por ejemplo, la inflación, que según los congresistas de la oposición llegaría a un 40 por ciento anual, el aumento de la desocupación, y el hecho de que muchos de los que trabajan lo hacen de manera informal sin recibir ningún beneficio (ni seguro médico, ni vacaciones, etc.). El país se encuentra entrando en una recesión que hace peligrar las ofertas de trabajo. Otro problema es el aumento del narcotráfico, un problema nacional que el gobierno no ha sido capaz de enfrentar con éxito. Además, la cuestión que muchos consideran como la principal en todas las encuestas es la inseguridad. Sumado a todos esos problemas, la negociación de la deuda externa no ha sido exitosa. Y lo que más y más argentinos reclaman es que se haga una diferenciación entre la deuda legítima y la ilegítima; para ello sería necesario hacer una auditoría, algo en que el gobierno no parece estar interesado.

► Por su parte, los candidatos más conservadores (Sergio Massa y Mauricio Macri) corren el riesgo de implementar políticas neoliberales que sean identificadas con uno de los períodos más negativos después de la dictadura militar: el de la década de los años 90. Por ejemplo, pensar en la disminución progresiva de los impuestos en exportaciones hasta su eliminación total parece un sinsentido a la hora de calcular la gran necesidad de programas sociales que tiene el país. La privatización masiva de empresas y la desaparición del estado protector, que caracterizó al gobierno de Carlos Menem en la década del noventa, aún es un recuerdo fresco en la mente de muchos argentinos. Un período que, sin duda, no quieren repetir. Por otra parte, es clara la ventaja de Massa sobre Macri. Mientras el primero tiene un gran apoyo en la Provincia de Buenos Aires (el distrito electoral más importante del país), y una efectiva presencia a nivel nacional, Macri sólo cuenta con el apoyo de un alto porcentaje de los habitantes de la Ciudad de Buenos Aires y una representación poco significativa en el resto del país.

►¿Qué va a pasar con la agrupación UNEN? Esa es una de las preguntas más difíciles de responder, pues la división ideológica entre partidos de la izquierda y de la derecha, no va a eliminarse con la mera buena voluntad. El deseo de Elisa Carrió de sumar a Mauricio Macri a ese espacio, y la rotunda oposición de las fuerzas más progresistas, dejó en claro que el concepto de unir a la izquierda con la derecha en un mismo lugar no tiene ningún sentido. Tal vez lo que podría verse en el futuro es que los candidatos de la derecha se unan a Macri; y de esa forma UNEN podría consolidarse como la fuerza progresista de izquierda.

► Varios candidatos con una ideología conservadora han señalado que se oponen a las “viejas categorías” de izquierda y derecha. Se consideran más bien como “humanistas” (como ha señalado Elisa Carrió). Esa estrategia tiene como objetivo atraer a una parte de la población a la que le gustan algunas de las propuestas conservadoras, pero no votarían nunca por un candidato que se identificara como de derecha. El rechazo de ese signo político se refleja tanto respecto a las dictaduras militares como hacia el período del presidente Menem en los años 90.

► Es muy posible que en las elecciones presidenciales de la Argentina del año 2015 ningún candidato saque el 40 por ciento de los votos, por lo cual habría una segunda vuelta o ballotage. De ser así, es muy posible que el oficialismo sea una de las dos fuerzas que pase a la segunda vuelta, mientras que nadie se animaría a arriesgar con certeza con cuál de los candidatos de los otros tres espacios tendría que competir. Sin embargo, a juzgar por las encuestas y la representación a nivel nacional, pareciera que Massa se vislumbra como un fuerte candidato de la oposición.

Lo cierto es que el pueblo argentino tendrá que decidir en cuál de las dos Argentinas querrá vivir: la misma de la actualidad (liderada por el candidato oficialista) o una diferente.

Por: Dr. Eduardo Cabrera, Comentarista Invitado del Consejo de Asuntos Hemisféricos. Profesor de Millikin University.

Ésta es una contribución gratuita producida por el Consejo de Asuntos Hemisféricos. Si desea republicarla, por favor ponga nuestra información institucional. Los derechos exclusivos pueden ser negociados.

Fuentes

[1] http://www.slideshare.net/jpdjeredjian/encuesta-presidenciales-2015-argentina-ral-aragon

[2] http://www.ncn.com.ar/la-alianza-electoral-unen-presenta-sus-candidatos/

[3] http://ar.noticias.com/politica/la-diputada-elisa-carrio-renuncio-al-frente-unen.html

[4] http://www.trabajosocial.fsoc.uba.ar/web_revista/PDF/6_roca.pdf

Si le gustaría contactarse con COHA sobre su más reciente análisis, le invitamos a enviar su mensaje a nuestro correo coha@coha.org. También le recomendamos de subscribirse a nuestro boletín electrónico y seguirnos vía nuestras cuentas sociales. Ésta es una contribución gratuita producida por el Consejo de Asuntos Hemisféricos. Si desea republicarla, por favor ponga nuestra información institucional. Los derechos exclusivos pueden ser negociados.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s